Bienvenid@

Relájate y disfruta un poco de tu visita por mi sincero blog. Y ya después me cuentas...

23.4.12

TE ESPERARÉ

No importará el lugar, no importará el camino, no haré caso al tiempo, siempre que esté contigo. La distancia y sus caprichos, para mi no serán relevantes, yo te quiero y haré lo que sea para demostrarte, que mi corazón late con tu aliento, y si lejos estás, yo ya ni lo siento. Que tu sangre corre por mis venas, sin ella en mi vida, solo hay penas.
Cuando te sientas sola y desamparada, lanza un beso al aire, que seguro llega a mi ventana. Cuando te sientas triste y deprimida, piensa en lo que pasamos, seguro caes dormida. Si cada noche miro al cielo y noto tu presencia, no es que esté loco, es que borro tu ausencia.
Espero con ansia nuestro reencuentro, pues todavía tengo marcada tu partida, siempre marcado en mi recuerdo, quedará aquella sonrisa deprimida, aquella profunda y triste despedida. Aunque en el fondo tengo miedo, reluce mi esperanza, de volver a sentir tu pelo, que con su aroma me embriaga. En nuestro próximo encuentro, te juro regalarte, un cacho de mi alma, para que contigo puedas llevarte. Te prometo que te esperaré toda la vida, nunca serás una batalla perdida.

5.4.12

MIEDO

Un momento especial, esa luz sobrenatural que aparece en mis pupilas viéndote llegar. Ese momento melódico de las agujas que paran de su tic tac. El tiempo, caprichoso a la par que juguetón, no se aclara conmigo; las horas contigo son segundos, los segundos sin ti son castigos.
Entonces pienso, ¿te digo algo o me escondo en silencio? ¿Te cuento mis sueños o te enseño mis versos?. Qué más da, si por valiente me acerco, por miedo me callo. Por miedo a perderte, por miedo a asustarte, por miedo de romper ese vínculo especial de tanto quererte. Pero, ¿tendrán razón mis temores? ¿serán verdad mis sospechas? Nunca se sabe si se habla de amores, jamás lo lograré afirmar con certeza.
Quizás algún día, sea valiente cual guerrero, me acercaré decidido para mostrar lo mucho que te quiero. En ese momento, te ruego no me mates, si callas comprenderé, lo nuestro no podrá ser, y le daré la razón a él, al que en principio me frenó, pues tendré que afirmar; mi miedo tenía razón.
Pero hasta ese día, mantendré la esperanza, seguiré con mi miedo, esperaré paciente a escucharte a ti primero, pues tal vez, seas más guerrera que yo, y quizás pensemos igual los dos.